lunes, 19 de abril de 2010

DOMINANDO ANDO...

Faltan exáctamente 54 días para que dé inicio la copa del mundo Sudáfrica 2010, y en el seno de nuestra selección se sigue discutiendo qué jugadores que militan en el extranjero deben ser llamados al combinado nacional.
Y no es que realmente se pueda escoger. A decir verdad, solamente 10 jugadores que se encuentran en Europa tienen el "nivel" para representarnos en la justa mundialista (Giovani Dos Santos, su hermano Jonathan, Carlos Vela, Hector Moreno, Carlos Salcido, Ricardo Osorio, Andrés Guardado, Guillermo Franco, Rafael Márquez y el tan discutido caso de Francisco "Maza" Rodríguez). En el caso de Nery castillo, tiene cerca de dos años sin jugar, pero el bajo nivel de nuestro futbol da lugar para que pueda ser llamado.
Esto lo menciono porque en los últimos días he escuchado en los medios la posible convocatoria de Raúl Bobadilla, jugador que milita en el futbol alemán, de padre argentino y madre mexicana.
El debate será siempre el mismo, ¿Reálmente tiene este muchacho nivel para integar la selección nacional? ¿Será justo para jugadores como Aldo De nigris, que vivieron gran parte del proceso, que les quiten el lugar sólo para probar a un jugador que tal vez, al final, se quede en la orilla?
Yo he visto algunos partidos del Borussia Monchengladbach, equipo donde milita este jugador, delantero, con ciertas condiciones, pero que al menos en mi opinión, existen jugadores en nuestro balompié que tienen el mismo o mayor nivel que este muchacho.
Como siempre la afición no cuenta, la decisión final es de Javier Aguirre, pero podemos pedirle que deje de experimentar, él y su auxiliar Mario Carrillo.
Me gustaría saber su opinión.
Hasta la próxima.

miércoles, 5 de agosto de 2009

REPORTAJE "EL ALMA QUE CUELGA DEL ACORDEÓN", POR JOSUÉ GARCÍA DEHESA

Aquellos pies descalzos, sufridos hasta límites insospechados, se encuentran a la espera de empezar un día de trabajo más. La mirada se detiene ante alguien pero sin mirarlo. Las pequeñas manos sostienen un recipiente de plástico con papelitos de colores que podrían significar varias monedas a lo largo de la jornada. Caminan hacia el final del andén apresurando el paso para llegar antes de que les ganen su turno. El gran “gusano naranja” hace su aparición en la estación “San Antonio Abad” de la línea 2 del metro, que corre de Tasqueña hacia Cuatro Caminos. Elías, un chico de 14 años, aborda junto con sus dos hermanos, Esmeralda de 8 y Agustín, de 3 años de edad.
Son parte de un grupo de niños y jóvenes que a diario recorren las estaciones del metro con un acordeón que les genera ingresos para poder comer, vestirse y dormir “tranquilos”, los llamados “niños acordeoneros”.
Cada uno sabe perfectamente cuál es su función; mientras Elías toca con su acordeón desgastado y desafinado, Esmeralda recorre el vagón de la mano de Agustín, dejando papelitos sobre las piernas de los pasajeros que van sentados; éstos rezan así: “Disculpe las molestias, venimos tocando una canción para poder comernos un taco. Gracias”. Al llegar al final del vagón, Esmeralda regresa sobre sus pasos para recoger las monedas que algunos deciden regalarles, otros cuantos regresan el papelito con una sonrisa y otros, los más, ni siquiera hicieron el intento de leerlos.
“Pues damos un montón de vueltas (vuelta le llaman al recorrido ida y regreso de la estación San Antonio Abad a General Anaya), nunca las cuento”, relata Elías, al tiempo que voltea nervioso de un lado a otro para verificar que nadie se dé cuenta de que está hablando conmigo.
La línea 2 del metro, es una de las más concurridas de la ciudad. El año pasado registró una afluencia de 779 mil 475 pasajeros diarios en promedio, según la Coordinación de Desarrollo Tecnológico del Sistema de Transporte Colectivo (STC) Metro. Cuenta con 24 estaciones: Tasqueña, General Anaya, Ermita, Portales, Nativitas, Villa de Cortés, Xola, Viaducto, Chabacano, San Antonio Abad, Pino Suárez, Zócalo, Allende, Bellas Artes, Hidalgo, Revolución, San Cosme, Normal, Colegio Militar, Popotla, Cuitláhuac, Tacuba, Panteones y Cuatro Caminos, así que los “clientes” potenciales que existen día con día son muchos y las posibilidades prácticamente ilimitadas.
“No nos dejan recorrer todas las estaciones, porque los policías se ponen bien duros de Pino Suárez para allá y luego no nos quieren soltar”, nos cuenta Elías, quien luce temeroso por los datos revelados, ante la mirada inquisitiva de sus hermanas.
La realidad para un niño que vive del acordeón no es sencilla, sino todo lo contrario. Elías y sus hermanas viven en la colonia Arenal, de la delegación Venustiano Carranza, en una vecindad donde habitan, aproximadamente, otra veintena de infantes y algunos “familiares”.
“Nos levantan bien temprano”, es lo primero que escucho decir a Esmeralda, al tiempo en que pregunté a qué hora empezaban su día. Después de algunos “acuerdos”, Elías parece estar un poco más tranquilo, y responde con más soltura a las preguntas. “Pues regularmente nos paran a los grandes a las 6:30 de la mañana, para que ayudemos con el quehacer de la casa; doblamos nuestras cobijas (duermen en el suelo), lavamos el patio, los baños, y cuando levantan a los más chicos trapeamos. Después unos hacemos los mandados como ir al mercado o cosas así, y otros lavan ropa y ayudan a bañar a los más chiquitos”
Pregunto en ese momento si puedo acompañarlos en su día y Elías accede no sin cierto recato, “No mas que no lo vean, porque si no…”

BOCA CERRADA

El jefe de la estación Chabacano accede a darnos una entrevista, pero al mencionarle de qué se trata a pregunta expresa de él, se retracta.”Qué te parece si regresas la próxima semana, es que no tengo muchos datos acerca de ese tema y necesito consultarlo”. No pudimos obtener su nombre, en la oficina sólo había una persona más y nadie de los trabajadores de la estación parece saberlo.
Elías y sus hermanos llevan recorridos 6 vagones, en la próxima estación bajarán para cambiar de dirección. Únicamente han podido recabar 12 pesos. “Esto está bien flojo” nos dice con una voz apenas perceptible. “Para que no lo regañen tiene usted que llevar mínimo unos 150 ó 200 pesos, porque sino a uno le toca la chinga, por eso nos apuramos y tratamos que no nos ganen los demás”
“Yo llego y entrego lo que ganamos, no nos podemos quedar con nada porque si se llegan a dar cuenta… una vez mi primo Toño se quedó con 20 varos y que se los encuentran, y no, pos lo corrieron pero antes se lo chingaron con un cinturón hasta que quedó bien marcado”. No puedo evitar preguntarle: ¿nunca has pensado irte? La respuesta fue inmediata y lacónica: “No, ¿para qué?…”
“La gente que los explota, les está dando una oportunidad de subsistir”, nos cuenta la socióloga Viridiana Domínguez, egresada de la Universidad Autónoma Metropolitana. “Los niños no se dan cuenta de que están siendo explotados a primera instancia, ellos no necesitan crecer sino sobrevivir; en estos casos no importa quién o quienes los estén explotando, pues el factor primario para los niños es la familia. Ellos se conciben en un mundo gigantesco en donde la oportunidad de existir se encuentra fuera de sus tradiciones o costumbres comunes y así lo asimilan”, remata.
“Tenemos que haber terminado nuestros quehaceres en la casa a más tardar a las 10:00 de la mañana, para meternos a bañar y venirnos a trabajar”, cuenta Elías. La primera ocasión que tuve contacto con ellos fue aproximadamente a las 11:30 de la mañana, es decir, hora y media después de que debieron terminar sus labores en la casa.
Si tomamos en cuenta que el recorrido de la colonia Arenal a la estación del metro Chabacano se lleva como mínimo 40 minutos, sabremos entonces que salen de “su casa” cerca de las 10:50 a 11:00 de la mañana.
El señor José Luis López es miembro del cuerpo de seguridad interna del STC, su función es vigilar los pasillos de los andenes y accesos del Metro. Hace ya más de 15 años que cumple su función en diferentes estaciones de la red, pero particularmente en la estación Pantitlán, en la línea 9, por donde a diario ve pasar una caravana muy singular. “Son varios niños y niñas, cómo 15 o 20. Todos van acompañados de los más grandecitos que son los que cargan el acordeón. Algunas veces, hay un cuate que los acompaña pero los deja en la entrada de las escaleras. De ahí los chavitos jalan para varios lugares. Hay unos que se meten aquí (línea 9), otros se van para el pasillo de la línea 1 y los otros se van a la 5; te lo digo porque yo, como vivo cerca y los jefes te asignan a la estación más cercana a tu domicilio, pues estoy en las 3 líneas. También me mandan a la línea A, pero la verdad ahí nunca los he visto. Al final del día se reúnen todos cerca de las 10 de la noche en Pantitlán, en los pasillos que llevan a los colectivos de la línea 1; los que llevan el acordeón van todos cansados de regreso, pero los más chavitos, al cabo niños, van juegue y juegue”.
“A nosotros no nos cobra nadie, porque viene el patrón y él es el que arregla las cosas”, relata Elías en el momento en que esperamos otro convoy. “Así, así, no te puedo decir quién es el patrón, pero sí es mi familiar”. ¿Es tu papá? “Bueno fuera (risas), no andaría él también trabajando, no más se quedaría en la casa esperando el dinero. La verdad, el señor que aquí (en la casa) nos aloja se llama Vicente, pero tenemos prohibido hablar de él; es pariente de mi papá, pero no sé qué más. Él es el que afloja el dinero para que nos dejen trabajar”
“Yo nada más sé cómo le dicen al chavo que le pagan, creo que el bizco, él es el que para las broncas cuando a alguien lo agarra la policía”
Según una investigación de Noticieros Televisa, difundida en el portal esmas.com, Javier Ramírez Becerril, alias “El Bizco”, controla más de 400 ambulantes en la línea 2 del Metro.
“Mi papá y mi mamá trabajan también, ellos andan en otra línea también pidiendo dinero; lo que pasa es que hay que pagar la comida que nos dan y la casa, pero pues les das todo el dinero a las gentes de la casa (sic). También mis papás les dan todo el dinero, porque dicen que nos está haciendo un favor, que estamos mejor aquí, que tenemos que comer. Nosotros vivíamos en El Limón, allá en Guerrero, así se llama mi pueblo”. Según el portal oficial del gobierno del Estado de Guerrero, la localidad de El Limón (El Limón del Mameyal) está situado en el Municipio de Petatlán, en la sierra del Estado. Tiene aproximadamente 268 habitantes.
Elías sabe el valor de la información. Habla con sus hermanas en su lengua natal cuando yo pregunto algo que pareciera les incomoda, pero cuando yo quiero indagar acerca de lo que dijeron, se ruboriza y sólo contesta: “nada”.
“Es difícil que alguno de los niños vean con orgullo su lengua o dialecto, pues tienen que aprender el idioma castellano para poder comunicarse aquí; por ende, sus características de comunicación sufren una metamorfosis en la cual su lengua ya no tiene cabida”, nos comenta Viridiana Domínguez. “Tienen que adoptar una identidad que ya no es suya; cambian su manera de vestir, de hablar, incluso de pensar, pues sus prioridades al llegar aquí cambiaron radicalmente”.
Cerca de las 6 de la tarde nos despedimos de Elías y sus hermanas, pues algunos vendedores se han empezado a dar cuenta que los vamos siguiendo. “Gracias”, nos dicen los niños al despedirnos. Ellos se pierden entre la muchedumbre que en ese momento se encuentra en el metro Chabacano, caminan en busca de unas monedas que puedan comprarles cierta paz…

MANOS ATADAS

Acudimos a la Unidad de Orientación e información del Sistema de Transporte Colectivo Metro, ubicada en Av. Balderas no. 55 segundo piso, en la colonia Centro, donde nos atiende amablemente el Sr. Ismael Trejo, quien es asistente del lic. Samuel Ayala, gerente del departamento. “En realidad es muy difícil llevar un censo como tal, pues hay algunos sujetos que se encargan de vigilar a estas personas y tienen plenamente identificado al personal en este caso del Metro. Entonces es prácticamente imposible acercarnos a ellos. Sabemos que existe este fenómeno, negarlo sería tanto como querer tapar el sol con un dedo. Lo peor es que nosotros estamos atados de manos, pues mientras no exista una denuncia ni nosotros ni la policía puede intervenir”.
“Sabemos que provienen de ciertas estaciones, pero saliendo de nuestras instalaciones ya no es competencia nuestra, nosotros no podemos actuar como te mencionaba si no existe una denuncia previa”
“Me parece que debe investigarse a fondo este tema, nosotros sabemos que existe, pero lo único que podemos hacer es retirarlos de los vagones y los andenes, pero también sabemos que regresarán al día siguiente y tal vez accedan por otra estación o encuentren la manera de burlar la vigilancia, ya sea entrando individualmente y escondiendo los acordeones, que es como regularmente lo hacen. Para nosotros también representa una problemática pues muchas quejas de los usuarios están derivadas del ambulantaje y este tipo de actividades”.
En punto de las 9:30 de la noche nos encontramos en la salida “S”, de la línea 1 de la estación Pantitlán. Estamos a la espera de que lleguen algunos “niños acordeoneros”, pero en realidad en estos momentos no hay rastro de ellos. Un hombre, al pie del estribo de un autobús, anuncia a los cuatro vientos el recorrido que el transporte ha de llevar en cuanto todos sus asientos sean ocupados, e invita a los transeúntes a abordar. “Súbale, Arenal tercera y cuarta por la López, lleva lugares, súbale…”
Quince minutos después, cuando estábamos a punto de preguntar al “checador” si éste era el camino que tomaban aquellos a quienes esperábamos, una “plática” entre el encargado de dar la salida a los autobuses y un chofer nos contesta: “setenta y siete, te vas a rayar cabrón, ya van a dar las diez y van a llegar todos tus chavos güey…” “¿Quiénes? ¿los changuitos acordeoneros…?”
Preferimos aguardar a cierta distancia, habíamos acordado previamente con un amigo que seguiríamos al transporte que llevaría a su destino a los niños en un automóvil particular, para no levantar sospechas si es que en realidad nos habían identificado durante el día como los acompañantes de Elías, Esmeralda y Agustín.
Cerca de 20 minutos después, empezaron a salir como en avanzada aproximadamente treinta niños, todos con el mismo perfil: aquellos que cargaban el acordeón vestían, cual si fuera uniforme, playeras estampadas de color negro, pantalón de mezclilla y tenis o zapatos. Los más pequeños no se quedaban atrás, aunque vestían de diferentes colores, el cabello suelto en las niñas, las ropas desgarradas y los zapatos rotos eran una constante.
El camino sinuoso que tomó aquel autobús nos llevó por barrios colindantes con Ciudad Nezahualcóyotl, oscuros paisajes que sólo denotaban sombras. Después de 15 minutos por accidentadas calles, aquel camión hizo la parada más larga hasta ese momento. Todos y cada uno de los “niños acordeoneros” bajaban por las escalinatas del transporte, cruzaban la calle e iban entrando en una vecindad donde los esperaba, tal vez por la negrura de la noche, un oscuro personaje…
Al día siguiente esperamos afuera de la vecindad desde las 8 de la mañana, no se veía mayor movimiento sino sólo se alcanzaban a percibir ciertas voces, nada que no ocurra en cualquier domicilio. A las 8:30 salió un joven de aproximadamente 18 años, pero no quiso atendernos ni darnos ningún dato.
Después de que esperamos cerca de 10 minutos aquel joven regresó, y casi inmediatamente después salieron a buscarnos 4 personas adultas. Nosotros nos encontrábamos del otro lado de la calle, fuera de la vista de aquellos personajes.

NUEVA BÚSQUEDA

Aquel día regresamos hasta el metro Chabacano para encontrarnos tal vez con nuevos personajes. La espera se prolongó más de lo esperado. El primer grupo de “niños acordeoneros” llegaron cerca de la 1:00 de la tarde, pero no llegaron solos: un hombre de aproximadamente 40 años los esperaba y decidimos no acercarnos.
Resolvimos que lo mejor era trasladarnos hasta aquella vecindad y esperar a ver si lográbamos descubrir algo. Una sorpresa mayúscula nos asaltó cuando vimos a lo lejos a Esmeralda salir de la casa con dos personas adultas. La llevaban tomada de la mano y la niña parecía feliz; una vez más decidimos esperar.
“Generan vínculos fuertes por cuestiones de supervivencia, es decir, suplir las necesidades básicas de la vida: comida, calzado, vestido, etc., pero si la relación con sus padres es buena, pueden crear lazos vinculares sólidos y lograr una identificación y apego a sus figuras parentales”, nos menciona Xilonen Luna Serrano, psicóloga social del Hospital Psiquiátrico Infantil Juan N. Navarro.
“La vida de sus padres, es la misma vida de ellos, aunque viven abuso, violencia, hambre, condiciones inhumanas, etc., esto es parte de su cotidianidad, en este sentido, no sufren, son capaces de reír y ser felices. Los vínculos y los lazos de afecto que les puedan permitir transitar por la vida, dependerán de su fortaleza yoica (saber quiénes somos y cómo encajamos con el resto) y de la posibilidad de vincularse con el otro (grupo, padres, pares)”.
Preguntamos expresamente si guardarán algún rencor en contra de sus empleadores o incluso en contra de la sociedad. “Resentimiento, como tal, es difícil decirlo, pero creo que si estos niños llegan (si bien les va) a la edad adulta, aprenderán que someter a los débiles es la única manera de salir adelante o de sobrevivir, esto será parte normal de su vida porque así lo han aprendido”.
¿Encontrarán oportunidades fuera de este círculo si deciden no ser parte de él?
“Si el niño tiene una estructura yoica fuerte, evidentemente tendrá y podrá acceder a diversos mecanismos de defensa, represión, sublimación, proyección, etc., y eso facilitará su tránsito por la vida a pesar de su historia, su capacidad de hablar (no sólo con la palabra), en esas diversidades de lenguaje que posee el ser humano le brindará la posibilidad de ser a pesar de su historia, recuerda que Historia no es igual a destino. Si su estructura no es tan fuerte, sí encontramos un riesgo social, porque no se instaura la culpa en sus actos y, finalmente, serán sujetos resentidos , con su historia, con sus padres y por lo tanto con la sociedad”.
“Sí pueden encontrar oportunidades fuera de este círculo, pero es muy difícil, la sociedad misma no los mira, estos niños aprenden y se viven excluidos. Si logran salir de su contexto social, en el mejor de los casos serían acogidos por un familiar que les brinde un soporte emocional, afectivo y de seguridad (muy pocas veces ocurre esto), otra es que la familia entera salga y regrese a su lugares de origen (se reestructurarían nuevamente las funciones familiares, pero dejarían huellas imborrables en la historia de cada uno de estos sujetos)
Y al estar de nuevo en comunidades rurales ( que generalmente son de sierra o poblados lejanos), no existiría el soporte profesional para brindar ayuda a estas familias, a eso me refiero con imborrables. Si salen para ir a alguna institución OG u ONG (Organización Gubernamental o No Gubernamental), dependerá de cada institución y del soporte que esta realice a cada sujeto”.
“La mayoría no logran salir y si lo hacen es porque su pulsión de vida es tan fuerte que prefieren refugiarse en la calle a seguir sufriendo una serie de maltratos, abusos y golpes, cada sujeto responde a situaciones cotidianas de diversas maneras y siempre existe la posibilidad de hacer algo distinto ...Yo apuesto a eso, si uno de estos cuarenta niños lo logra, creo que si vale la pena afirmar que efectivamente, se puede salir de esa situación”.
Una semana después encontramos a Elías con sus hermanos, pero nos pidió que no lo molestáramos más, porque podríamos ocasionarle problemas. Fue la última vez que los vimos…

martes, 14 de julio de 2009

COLUMNA DOMINANDO ANDO


DOMINANDO ANDO…
Por: Josué García
Queridos lectores:
En las últimas semanas, nuestra selección nacional nos ha dado, de verdad pena, penita ajena. Y es que en realidad un servidor ya no sabe si todo lo relacionado con el combinado azteca debe ser mencionado así, en diminutivos. Todos sabemos que el proceso eliminatorio empezó mal, con una especie de telenovela para nombrar al nuevo técnico tricolor cuando prácticamente sabíamos que el “tapado” sería Hugo Sánchez. Uno de sus grandes errores fue el aceptar hacerse cargo de la selección sub 23, cuando se venía haciendo un buen trabajo con Chucho Ramírez al frente. Hugo asumió que era una buena camada de jugadores, y creyó firmemente que era pan comido. La soberbia de Sánchez no le permitió aceptar que el hecho de no asistir a los juegos olímpicos de Beijing 2008 era prácticamente su fin al frente del tricolor. Lo que había empezado como un sueño para el ex goleador del Real Madrid, terminó siendo una verdadera pesadilla y el inicio de un tortuoso camino para nuestra Selección Nacional. Con la gran visión que tienen los dirigentes de éste nuestro bendito futbol nacional (saludos Justino y Decio), decidieron cortar de tajo el proceso que se había iniciado un año antes. Y es aquí donde no aprendemos de nuestros errores. Ya ni hablar de la posterior destitución de Sven Göran Eriksson ni del nombramiento de nuestro “salvador” Javier Aguirre, pues es claro que no le atinaron a ninguna. ¿Por qué los norteamericanos han crecido tanto en los últimos años, mientras nosotros solo vivimos de nuestros recuerdos? Eso es muy sencillo: porque ellos respetan sus procesos. Hace aproximadamente 15 años, ellos pronosticaron que en el 2010, estarían dentro de los cuatro primeros lugares del mundial y que en el 2014 estarían más que listos para ser campeones del mundo. ¿Y qué creen? Pues que todo parece indicar que lo van a lograr. Hace exactamente un mes inició lo que en FIFA (Federación Internacional de Futbol Asociado) dan por llamar el gran termómetro un año antes de la justa mundial, (la copa confederaciones, donde participan precisamente los campeones de cada confederación) y los norteamericanos terminaron nada más y nada menos que en la segunda posición, al perder la final contra Brasil, en un dramático partido que nuestros vecinos del norte tenían ganado al finalizar el primer tiempo, pero que los cariocas revirtieron en el segundo para que el partido terminara 3-2. Nosotros habíamos perdido la posibilidad de disputar tan importante torneo con Hugo Sánchez, algo que tampoco fue olvidado, y lo perdimos precisamente frente a Estados Unidos. La mentalidad de los norteamericanos es algo a destacar, ya que nunca se dan por vencidos, pelean en cada tramo de la cancha por la pelota como si en eso se les fuera la vida y nunca, pero de verdad nunca, menosprecian a sus rivales por muy pocos pergaminos que éstos ostenten. Están dispuestos a sacrificarse por su equipo y al lucimiento colectivo, no al personal. Es aquí donde se hacen grandes las diferencias con los nuestros, y no sólo hablo de jugadores, sino también de cuerpo técnico y sobre todo, directivos. Hace 10 días, el director de Selecciones Nacionales, Néstor De la Torre, anunció un plan para que en el mundial del 2018 podamos ser campeones del mundo. No niego que las intenciones de Néstor puedan ser buenas para nuestro balompié, pero antes de poner la mente dentro de nueve años, primero debiera juntarse con los directivos de los 18 equipos de la primera división para crear una liga mucho más competitiva y que no premie a los mediocres; que un equipo que se esfuerza durante toda la temporada y brindé espectáculo (por que no hay que olvidar que el futbol es eso, espectáculo, aunque a los dueños poco les importe), tenga mucho más recompensa que el recibir los juegos de vuelta de la liguilla en casa, sino que el equipo que haga más puntos a lo largo del torneo, simple y sencillamente sea el campeón y terminamos con la mediocridad. Pero no sólo es con los directivos el asunto. También se trata de que todos aquellos jugadores que se pongan la camiseta verde, en serio se la jueguen y demuestren que son merecedores de ese honor, y que no se porten como verdaderas vedetes que no aguantan ni que se les reproche su apatía dentro del terreno de juego. Que salgan a partirse el alma y a restregarnos en la cara que ganan miles de dólares mensuales por que son realmente jugadores de futbol y no unos “modelitos” que se van a pasear a las giras a costa de los aficionados que siempre están dispuestos a seguir a su selección aunque cada vez sea más frecuente que salgan del estadio con un amargo sabor de boca por que simplemente11 ó 14 “jugadores” no se quisieron brindar en el terreno de juego. Y a los integrantes del cuerpo técnico, pero sobre todo a Javier Aguirre, quien es quien decide a quien lleva y a quien deja, le pido que no abarate la selección, que aquel que llegue a ese lugar sea por méritos propios, y no porque algún promotor se lo haya impuesto. Que sea prácticamente insustituible en su puesto, es decir, que sea el mejor, que corra, que se esfuerce, que se entregue por el bien del equipo y no sólo por salvar su pellejo. Sé que es difícil, pero al final, todos ganamos: afición, jugadores, cuerpo técnico y sobre todo los directivos, que apuestan su lana pero que si no cuidan a la gallina de los huevos de oro, tarde o temprano, se les va a acabar.
DE SALIDA
Debemos de cuidar mucho más la educación de nuestros deportistas, para que no se repita el caso del clavadista Yael Castillo. Una pena, pero fiel reflejo de nuestra sociedad.

miércoles, 8 de julio de 2009

ENTREVISTA CON SALVADOR GARCÍA SOTO

Es considerada una de las voces duras dentro del mundo de la radio. Tiene cerca de 13 años cubriendo la fuente política y va por más. Fue Director General del diario La Crónica de Hoy. Se define como “un periodista de vocación”. Actualmente escribe para el periódico “El Universal” en una columna llamada “Serpientes y Escaleras”; tiene un programa de radio en el 104.1 de F.M. que lleva por título “La Chuleta” y hace escasos tres meses empezó su aventura en la televisión con el programa “De Buenas a Primeras”, en Efekto TV, el canal 234 de SKY. Es Salvador García Soto, quien nos recibe en Radio Fórmula, donde se encuentra a punto de empezar su emisión como todos los días en punto de las 5:00 P.M.

Observamos atentos el programa “La Chuleta” tras aquel cristal, han pasado velozmente 5 minutos desde su inicio, mientras un asistente hace enormes esfuerzos por acomodar dos sillas más en aquella cabina que ya alberga a los 6 integrantes de la emisión.
García Soto hace una seña al asistente, y éste nos llama para poder entrar a la transmisión; realmente no lo esperábamos.
“Bienvenidos, ¿cómo están?”, son las primeras palabras de Salvador que nos extiende cortésmente la mano. “En un momento los atiendo”, agrega para continuar con el programa del cual estamos siendo testigos.
Entre llamadas del público, información de corte político, entrevistas a candidatos a diputados y presidentes municipales y el infaltable humor en este programa, una nota sobresale de todas las demás: “ha muerto Michael Jackson”. La búsqueda en internet para la confirmación de la noticia es incesante. “Mencionen la fuente, cítenla y verifiquen la información”, pide García Soto.
Transcurren los minutos esperando al periodista, quien finalmente anuncia el término del programa. “¿Qué fuerte, no?”, suelta al levantarse de su lugar refiriéndose a la muerte de Jackson y pide a sus compañeros no olvidarse de que “es muy importante ayudar a levantar el equipo”, para luego dirigirse a un pequeño espacio fuera del edificio para concedernos la entrevista.

Ocupamos un espacio que en sus mejores días debiera ser para que las personas que ahí laboran tomen un respiro, se relajen y estiren un poco las piernas, aunque este día en particular se encuentran algunas personas trabajando justo aquí, mejorando las instalaciones y están haciendo un poco de ruido, por lo cual el entrevistado y un servidor hacemos un esfuerzo para hacernos escuchar un poco mejor.
Entiendo de antemano que no dispone de mucho tiempo, ya que alrededor de las 7:00 P.M. tiene una intervención que hace todos los días en el programa “Contraportada” de Carlos Loret, también en Radio Fórmula, por lo que le menciono que la entrevista será rápida y no le quitaremos mucho tiempo. “No te preocupes”, responde con semblante relajado al tiempo que disfruta de un pequeño refrigerio.
Salvador García Soto es muy directo, no titubea y se define: “Soy periodista, yo me defino como periodista por vocación”. Menciona que “hay quienes llegan a esta carrera a veces por accidente, a veces porque no les queda otra carrera, a veces porque les gusta, yo me defino como periodista de vocación de los que, desde muy joven tuve la idea clara de lo que quería hacer y por qué quería ser periodista y bueno soy una gente que se ha dedicado a esto con la idea de, a lo mejor un poco idealista, de poder transmitir mensajes a la gente, de poder informar a la gente, al público, lo que hay un poco atrás de los entretelones del poder, y bueno me defino como eso, como un hombre que es periodista por vocación”.

García Soto recuerda que la decisión de ser periodista nace en mayor medida debido a un difícil trance que involucra una etapa de su vida: “Yo creo que nace como respuesta a una situación personal y social de injusticia. Yo recuerdo que hay hechos que te van marcando en la vida, mi padre murió cuando yo tenía 15 años, murió en un accidente de tránsito por una obra mal señalizada del ayuntamiento de Guadalajara, de donde yo soy originario. Recuerdo que desde entonces me nació la idea de que eso no estaba bien, no podía pasar y además no podía pasar sin que quedara impune, todavía en ese tiempo, estamos hablando de hace ya casi 25 años, en ese tiempo México todavía no podía reclamar muchas cosas y si podías a lo mejor no había la información suficiente para hacerlo, ¿no? Yo creo que ese fue un hecho que me marcó y bueno nace también de muchas otras cosas”.

Recuerda también que para su decisión fue muy importante la situación de los medios en aquel tiempo. “La necesidad de difundir cosas que a veces en los medios controlados no se podía, nace también del conocimiento de los medios en México, cuando yo empiezo a estudiar desde la preparatoria y luego en la carrera la situación de los medios y te das cuenta que en México hemos tenido por muchos años medios muy controlados, medios muy censurados por el Estado, yo creo que también ahí nace un poca la idea de poder pues hacer un periodismo que intente romper este control, no siempre se puede pero se intenta”.

La columna “Serpientes y Escaleras” se encuentra dentro de las más leídas en el periódico “El Universal”, algo que considera García Soto muy satisfactorio. “Yo creo que la mayor satisfacción para mi es cuando una persona, puede ser un lector, un radioescucha o un televidente, te ve y te dice: yo lo leo a usted, me gusta su columna, lo leo cuando voy en el metro, lo leo en mi trabajo, lo leo en la oficina, para informarme, me gusta como escribe, me gusta lo que está diciendo, me gusta que diga cosas que a veces otros no comentan, o incluso que no le gustó, que te dice es usted un… no me gusta su argumento, que te rebate lo que escribes, yo creo que, simplemente el constatar que tus mensajes llegan a alguien y cumples la función que te propones, yo creo que es esa para mí, la mejor satisfacción”.

Salvador García Soto tiene muy claro que el pertenece a una generación de periodistas diferente a las generaciones de otros años. “Yo soy de una generación del periodismo que creo que crecimos ya con otra mentalidad, no lo digo en sentido peyorativo pero hay algunas generaciones de periodistas, sobre todo en el periodismo político que es el que yo he ejercido, que crecieron con una idea de escribir mensajes para el poder, que crecieron creyendo que ellos eran los informantes del poder, yo crecí con la idea de que somos periodistas que informamos a la gente, que ocasionalmente también, nos vemos atrapados en los intereses del poder, pero por lo menos yo siempre me he definido como alguien que escribe para el lector, para el televidente para el radioescucha, o que habla para el radioescucha o que hace algo en la televisión pensando en la gente”.

EL PERIODISMO EN MÉXICO
La realidad no escapa para García Soto. Sabe de antemano que ejercer el periodismo en nuestros días (sobre todo el periodismo crítico) tiene sus riesgos. “Es difícil ser periodista en nuestro país, es difícil porque es una profesión poco reconocida en México, poco apreciada, mal pagada por lo tanto, es una profesión que no tiene los sueldos que correspondan al desgaste que tiene como profesión, que socialmente enfrentas todavía una imagen negativa en algunos sentidos, hay esta idea del periodista coludido con el poder que está muy arraigada en México. También hay por supuesto quienes entienden que hay siempre, como en todas las profesiones periodistas de los buenos y de los malos, y yo no lo pondría ni siquiera en esta visión que me parece un poco maniquea, suena como algún político que dijo por ahí: hay periodistas buenos y hay periodistas malos. Yo creo que hay periodistas, y hay quienes deciden ejercer la profesión con ética o sin ética, a veces sirviendo intereses, sirviendo al poder o a veces sirviendo a la gente a la que nos debemos, a la sociedad”. Mencionó que “hay datos, hay estadísticas que confirman la muerte de periodistas en México. Es uno de los países con mayores casos, se habla de 223 muertes de periodistas en los últimos años, periodistas desaparecidos, secuestrados”.
¿Siguen siendo los mismos perseguidores? “Ahora es el narcotráfico, hace algunas décadas era el poder político el que amenazaba, el que intimidaba, el que mataba periodistas…”
El semblante de Salvador García Soto se torna un poco duro, tal vez debido al tema que estamos tratando. No puedo evitar preguntarle si ha sido objeto de amenazas. “Si, si ha habido esas amenazas, ha habido coerciones en el sentido de impedirte que publiques alguna nota, intereses que se mueven a veces de la política, a veces del mundo empresarial, si ha habido amenazas tanto del poder político como algunos empresarios que sienten afectados sus intereses”.

“Pero, digamos, para mi visión de ejercer el periodismo, eso es parte de tu trabajo son, como dijera algún periodista, gajes del oficio y hay que enfrentarlos así, son difíciles a veces, en ocasiones suelen ser más intensos que otros, hay presiones sin duda siempre. Siempre que se ejerce un periodismo que busca combatir intereses o por lo menos estarlos señalando, exhibiendo, pues vas a encontrarte con ese tipo de reacciones”.

EL CASO DE PEMEX
Menciónenos por favor algunos de los personajes más importantes o influyentes que lo hayan amenazado. “Alguna vez recuerdo que desde la dirigencia nacional del PRI, cuando era Beatriz Paredes la Secretaria General, yo tenía una información del PEMEXGATE, yo estaba como reportero de La Crónica y una de las primeras notas que salieron al respecto la manejé yo, junto a otros periodistas que estuvieron cubriendo el caso, y yo traía datos que involucraban a Beatriz Paredes como una de las presuntas mencionadas por los testigos protegidos que dieron información a la Procuraduría General de la República y que señalaban que ella había sido una de los priistas que habían recibido una cantidad o cierta cantidad de recursos que había sido desviada del sindicato petrolero a la campaña de Francisco Labastida. Beatriz Paredes era entonces una operadora importante en la campaña de Labastida y por ese entonces pues era Secretaria General del PRI; sí hubo una presión, nunca supe si fue directamente de su oficina pero el caso es que a la dirección del periódico llegó la petición directa, y así me la transmitieron a mí, de omitir su nombre en la información, yo no estuve de acuerdo, lo que pedí es que si se modificaba la nota se publicara sin mi firma”
Pero no sólo del mundo político García Soto ha recibido amenazas, algunas llegaron del sector empresarial. “Estaba yo haciendo un reportaje sobre un edificio que acababa de comprar o estaba en trámites de comprarle a la SEMARNAT (Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales) un empresario de la construcción muy importante, judío; cuando saqué yo la nota en el periódico El Independiente, me habló muy molesto para amenazarme, me advirtió que si daba yo a conocer la información iba a tomar represalias contra mí, me dijo que ponía en riesgo a su familia, después se calmaron un poco las cosas”

García Soto dice no “amilanarse”, incluso cuando algunos casos han llegado a los tribunales. “Fue por difamación de un ex Consejero del IFE, el señor Emilio Zebadúa, cuando era consejero del Instituto Federal Electoral me demandó por una nota que publiqué yo por una denuncia que él tenía de una edecán del IFE que lo acusaba de acoso sexual, eso me tuvo yendo a juicio cerca de un año. Después se desistió de los cargos, y pues hemos tenido experiencias, pero, yo insisto, son gajes del oficio, cosas que te van formando como periodista y te van también obligando a veces a ser un poco más riguroso en el uso de tus fuentes, en lo que publicas; nunca, al menos en mi caso, a dejar de publicar algo por temor”.

Salvador García Soto vivió hace un par de años un momento incómodo. Siendo uno de los pilares de W Radio (tenía tres participaciones en la estación a lo largo del día: “Hoy por Hoy”, “Poder y Dinero” y “El Weso”) tuvo que renunciar por “cuestiones administrativas”, algo que no esperaba y que admite, fue difícil. “Nunca me corren de La W, en realidad yo renuncio por el manejo administrativo, después me enteré de que intentaban hacerlo (correrlo), en principio sería claro en cuanto a que fueron esos motivos, pero después visto en el contexto de lo que ocurrió en estos meses en La W, meses después se da la salida de Carmen Aristegui, antes se da la de Carlos Loret, antes cancelan el noticiario de Ezra Shabot, hay todo un rediseño de la parrilla informativa de W, una barra informativa que había tomado un muy buen posicionamiento en la radio por su tono plural, crítico, abierto, había de todo tipo de expresiones, Carmen Aristegui en las mañanas, Loret a mediodía, Ezra Shabot por la tarde, nosotros con El Weso. Lo que si entiendo al final es que sí hubo una estrategia deliberada y de eso estoy convencido de los directivos de W, en este caso de los directivos de Grupo PRISA, el grupo español, para deshacerse de una barra que en algún sentido se les había vuelto incómoda, estábamos en México iniciando un cambio de gobierno, había llegado al poder Felipe Calderón. Este grupo español PRISA, que es socio de Televisa Radio, había hecho algunas apuestas políticas en las campañas, se habían acercado algunos de sus directivos a Andrés Manuel López Obrador, tenían también por supuesto contacto con la gente de Felipe Calderón, y a mí me da la impresión que con la llegada de Calderón al poder hay ciertas presiones o ciertos condicionamientos para el manejo de la publicidad. Se da también el pleito fuerte entre Carmen Aristegui y Televisa, pleito que todavía hoy en día está activo y que se vuelve a manifestar recientemente con los desplegados que se publicó en la prensa de Televisa en contra de Aristegui y del periodista de Proceso Jenaro Villamil, y yo creo que fueron una serie de factores que si llevan al final a tomar una determinación de sacar a ciertos periodistas críticos de la estación entre los que yo siento que me incluyeron porque, ciertamente, no había mucha lógica en la decisión de removerme cuando yo venía de un espacio como era el de Ezra, después fui integrado al Weso, el día que yo finalmente renuncio estábamos a dos días de arrancar El Weso en una nueva etapa, con un nuevo horario, con dos horas, ocupando el horario estelar de la tarde, entonces si hubo una cosa ilógica”.

A la salida de García Soto y de algunos otros periodistas de W Radio, se manejaron diferentes versiones, algo que aclara el propio Salvador. “La empresa no fue lo suficientemente clara para informarlo o para reconocerlo, buscaron una serie de pretextos, dijeron que no habían logrado ponerse de acuerdo con Carmen, en mi caso corrieron versiones de que me había ido por dinero, que quería que me pagaran más, cosa totalmente falsa; en el caso de Carlos Loret él renuncia por no estar de acuerdo con los nuevos directivos que habían llegado desde España y la incorporación aquí de Daniel Moreno, visto a la distancia, fue un proceso claro de desmantelamiento de una barra que ya no les convenía”.

Con todo lo sucedido, a Salvador García Soto se le abren otras fronteras donde puede continuar con sus proyectos, y surge una transformación: del “Weso” a “La Chuleta”. “De entrada es una transformación que se da obligada por la salida, realmente no fue algo que yo haya buscado, y lo que ocurre es que saliendo de W hubo una búsqueda inmediata de gente de Radio Fórmula que nos contacta a Christian Ahumada y a mí, se enteran de que habíamos salido. Algún periódico (creo que “El Centro”) le dedicó su primera plana a nuestra salida del “Weso”, que se había convertido en un programa muy popular en la ciudad, y en ese sentido se corre la información, nos busca Enrique Campos, uno de los conductores principales de aquí de Radio Fórmula, nos pregunta qué vamos a hacer, si tenemos interés de hacer un programa con ellos, por supuesto que lo hay, presentamos un proyecto que es bien recibido por la empresa y una parte, yo digo la mitad de lo que era “El Weso” original, nos venimos a Radio Fórmula, en el caso de Christian Ahumada, le tocó también en su momento a Eduardo Tornel (El Tepichin), Samia, junto con algunos otros nuevos en el equipo tomamos ahora el concepto de lo que es “La Chuleta”, una transición que fue obligada pero que finalmente para mi fue muy importante y también muy positiva porque yo siento que en “La Chuleta” logramos rescatar parte de la idea original del “Weso”, no es algo que digamos nosotros, lo dice el público que escucha hoy el programa, que se parece mucho al “Weso” de los inicios, ese programa tras nuestra salida, y no digo que haya sido solo por nosotros, tuvo un cambio, empezó a variar su formato, tuvo otro tipo de dinámica y me parece que en “La Chuleta” hemos logrado rescatar insisto, la sustancia del “Weso” y ahora con más carnita".

Pero no todo es pasado para Salvador García Soto, su semblante cambia al hablar de nuevos proyectos que espera cumplir en el corto plazo y algunos otros que ya fueron cristalizados. Desentrelaza sus manos y adopta una posición que prácticamente no había cambiado, acomoda la montura de sus lentes y nos cuenta: “Bueno pues estamos haciendo nuevos proyectos, de hecho ahorita estamos, además del espacio en radio y del espacio que seguimos manteniendo en “El Universal” que para mí es como la base de todo lo demás (la columna “Serpientes y Escaleras”), hay un proyecto nuevo que estamos empezando, tenemos tres meses al aire en un nuevo canal de televisión que se llama “Efekto TV” que está al aire en SKY, por el canal 234 y en Cablevisión por el 125, es un noticiero matutino que se llama “De Buenas a Primeras”, que es un poco la transmisión de lo que fue “El Weso” en su momento, ahora “La Chuleta”. Llevamos ese concepto a la televisión que es el mezclar la información dura con el humor, con la parodia, con sketchs, con crítica política, con la sátira, entonces estamos intentado ahí hacerlo. Yo creo que vamos a ir poco a poco, el programa ha gustado y lo que se busca es hacer una nueva propuesta informativa, porque parte de hacer “La Chuleta” no sólo es algo lúdico sino que hemos descubierto que este tipo de fórmulas le gustan a la gente”.

García Soto piensa haber encontrado la manera de que el público no se sienta como estar frente a una grabadora cuando de ver o escuchar noticias se trate. “Hay una saturación o la hubo en algún momento de noticieros provisionales en la radio o la televisión, tu puedes ver un noticiero a las 10 de la noche en tres canales distintos y te van a informar casi lo mismo, dicho de la misma forma, presentado con las mismas imágenes entonces aquí la apuesta se vuelve por que algunos lo critican, porque dicen que es un poco banal, en realidad lo que se intenta no es el humor por el humor sino un vehículo para llevar información a los grandes públicos es lo que nosotros creemos".
El tiempo termina, Salvador García Soto tiene que regresar a la cabina donde lo espera un público ávido de escuchar noticias de una forma diferente, pero no olvida sus tiempos en la Universidad y se da tiempo para enviar un consejo a los estudiantes de la carrera de comunicación. “Deben de ser muy conscientes de la realidad que van a enfrentar una vez terminada la carrera, deben comenzar desde hoy a documentarse, lean mucho, lean periódicos (todos los que se pueda), que escuchen noticieros, que se involucren desde ya en la dinámica de la información. Es importante la Universidad sin duda que lo es, formar las bases académicas, la teoría, los conocimientos, pero en esta carrera como en muchas otras, la práctica suele ser lo que te define como profesional, así es que sin descuidar la parte académica, sí los convoco a que se involucren, a los que realmente les interese ejercer el periodismo, que en la medida que puedan, busquen contactarse con los medios antes de salir de la carrera a través de las prácticas profesionales o a través del servicio social, que busquen llegar a las redacciones, de radio, de televisión o periódicos, según lo que les interese para que cuando egresen ya tengan un contacto, ya los conozcan y haya una oportunidad de trabajo porque el mercado laboral en los medios como en muchos otros sectores en este país está deprimido y lo va a estar más derivado de la crisis que estamos viviendo así que, pues mucha dedicación, mucho esfuerzo que al final es lo que da frutos en esta carrera".

Salvador se despide como saludó, cortésmente y esbozando una sonrisa, tal vez dejando ver detrás de ella al periodista, que se sabe satisfecho por el deber cumplido…

viernes, 3 de julio de 2009

ENTREVISTA CON SALVADOR GARCÍA SOTO

Esta es una fotografía que se tomó durante la entrevista a Salvador García Soto, que será publicada en los próximos días.

miércoles, 1 de julio de 2009

Programa "De Buenas a Primeras" con Salvador García Soto

Este es un fragmento del programa "De Buenas a Primeras" que se transmite por el canal 234 de SKY. Les debo la hora pero se las investigo.

Programa de radio "La Chuleta"

Los invito a escuchar una fórmula diferente de hacer noticiarios.
Este programa se transmite de lunes a viernes a las 17:00 hrs. en el 104.1 de F.M.
Por cierto en este programa estuve presente junto con mi compañero Ivan Reyna; un agradecimiento a Salvador García Soto y a todo su equipo por todas las atenciones.

La Chuleta 25/06/09 | Grupo Fórmula

Shared via AddThis

domingo, 28 de junio de 2009

Entrevista Informátiva

Hace más de 12 años era una necesidad imperiosa para la comunidad; en la actualidad el Centro de Desarrollo Comunitario “Frida Khalo”, ofrece más de 70 consultas diarias de odontología, psicología, pediatría y medicina general, además de impartir clases de yoga, belleza, corte y confección, aerobics, pintura textil, hawaiano y tae kwon do a un bajo costo, señalo en entrevista su directora, la Contadora Martha Hernández, a un mes del 12avo. Aniversario del centro.
“Cuando empezamos solo teníamos algunos servicios, como el jardín de niños y la consulta médica general, pero ahora contamos con más de 30”

La directora nos confiesa que todos los servicios del centro son muy solicitados, y que “además de las consultas médicas, el servicio de la Prevención Integral al Adolescente es muy concurrido ya que al encontrarnos en una zona habitada por gente de clase media a media baja, este tipo de programas son muy buscados por jóvenes con problemas familiares”

Martha Hernández dijo que también se ofrecen en este centro servicios como “el Programa de Atención Integral al Adolescente, Programa de Atención Integral a la Madre Adolescente, de Joven a Joven, Menor en Situación Extraordinaria, Prevención de Zonas Expulsoras, Atención a Zonas Receptoras, Prevención del Alcoholismo y la Farmacodependencia, Atención Psicológica Integral, Atención a la Mujer, y de la Integración Familiar”

Mencionó que el costo de este tipo de servicios en realidad es muy bajo y en algunos casos la gente no tiene que desembolsar nada. “Los programas son absolutamente gratuitos, sólo en las consultas se pide un monto de recuperación de $25”
A pregunta expresa de si las personas que participan en estos servicios vienen de alguna institución en particular responde: “ninguna en particular, la mayoría son psicólogos, trabajadoras sociales, pediatras y ginecólogos “

¿Qué otros servicios se ofrecen, además de los ya mencionados?
“Ultrasonidos, laboratorio, ginecología, pediatría, vacunas y urgencias, servicio 24 horas”

Al caminar por el Centro, observamos a personas de avanzada edad ejercitándose o en algunas otras labores, “ellos son parte muy importante del Centro, y por eso tenemos aerobics de bajo impacto, coro, cocina vegetariana y repostería”

Además del Jardín de niños, ¿existe una estancia?
“Así es, un número importante de madres en esta zona trabaja, así que el centro fue beneficiado con una estancia infantil que atiende a niños de entre 10 meses a 5 años de edad; aquí se aplican programas educativos formativos y de estimulación de acuerdo a la Secretaria de Educación y al DIFEM”

En sólo unos días cumplirán 12 años, ¿habrá festejo? “tendremos diferentes actividades, como eventos culturales, un concierto del coro del Centro, además de una gran kermese donde esperamos la participación de todos los vecinos de la zona, ya que con la ayuda del municipio esperamos pronto estrenar una ambulancia”

¿Seguirán creciendo los servicios del Centro?
“Estamos muy contentos porque próximamente habrá servicios de secundaria abierta, además de un grupo de NA (Neuróticos Anónimos) y de AA (Alcohólicos Anónimos), que esperamos sean de mucha utilidad para toda la comunidad”.

Entrevista de Opinión






El cruzar el umbral de la puerta me remite a un mundo imaginario, un mundo lleno de color, con personajes completamente desconocidos, que observan desde las paredes de una manera en ocasiones inquisitiva, en otras expectante, y en algunas otras indiferente.


Un personaje me llama poderosamente la atención, de cabello naranja, con un traje de samurái y con una espada, amenaza a todo aquel que ose entrar en aquella habitación sin consentimiento.


“Es Ichigo kurosaki, protagonista del anime BLEACH”, me confiesa Pedro García, experto en anime y que sonríe al ver mi cara de asombro por aquel descubrimiento.


“El anime es algo significativo sin serlo, y no solo para mí, sino para muchas personas” confiesa Pedro mientras nos instalamos en su cuarto para poder dar inicio a la entrevista.


¿Qué es el anime?
“En términos que cualquiera pudiera entender, el anime es cualquier animación japonesa”

¿Cuándo nace el anime?
“Nace en el año 1945 con una película llamada Taro melocotón, el guerrero divino de los mares, pero como nosotros lo conocemos se concibe aproximadamente en 1965, a partir de la caricatura Astro Boy que fue creada por Osamo Tezuka, el cual vendió los derechos de transmisión a la cadena NBC en Estados Unidos”


¿Cuáles son los antecedentes del anime?
“Los mangas, que básicamente son libros o revistas que contienen una historia de cualquier género, tema o circunstancia; sería lo que en occidente conocemos como un cómic, pero su elaboración genera mucho menos gastos”


Sólo para puntualizar y además de lo que mencionas, ¿cuál sería la diferencia entre un comic y un manga?
“El comic te habla de escenarios y hechos precisos y el manga es mucho más explícito en cuanto a contenidos, además éste último está elaborado en blanco y negro”


En la actualidad hay mucha gente que gusta de éste género, según tu perspectiva ¿cuáles fueron los hechos que desataron este bum?
“Empiezan a transmitirse en tv abierta, lo cual antes no era posible”


¿Por qué?
“La naturaleza del anime es cruda, te habla de cosas que no se tratan en las caricaturas convencionales, lo cual generó que se censuraran ciertos contenidos por que las personas encargadas de decidir si se transmitían o no pensaban que se trataba de dibujos animados, pero al momento de recortarlas perdían mucho de su esencia. Ahora con la apertura de tantos sistemas satelitales (tv por cable) son de mucho mayor acceso”


¿Cuándo es el primer contacto de la niñez mexicana con el anime?
“Precisamente con Astro Boy, aproximadamente hace 30 ó 35 años”


¿Cómo identificar un anime en la pantalla?
“Pareciera incongruente, pero el anime no es un derroche de animación ni de tecnología; incluso tiene muy poco que la computadora tiene que ver con el anime, aunque ya incorporado este recurso, cada día se notan mejores gráficas”


A pesar de que la gente, o en este caso los niños, no tuvieran plena conciencia de que están viendo un anime, ¿cuáles considerarías los más vistos en los últimos 20 años?
“Candy Candy, Los Súper Campeones, Los Caballeros del Zodiaco, Mazinger Z, Pokemón, entre otras, pero sin duda alguna la más popular es Dragon Ball”.


Mientras Pedro habla, observo las decenas de DVD´s que se encuentran en la repisa de su televisor, perfectamente acomodadas y en orden alfabético, todas son series de anime. ¿Cuántas series tienes?
“Aproximadamente 20 series, todas completas, además de aquellas que presté y no me regresaron; los anime son como los libros, los prestas y difícilmente regresan a ti (risas)”


¿Cuáles son tus series preferidas?
“Sin lugar a dudas, Dragon Ball, Bleach, Full Metal Alchemist y Naruto”


Algunas de las series que mencionas he tenido oportunidad de verlas, algunas son un poco agresivas, ¿no lo crees?
“Los anime, como las películas, tienen géneros, algunos incluso son sólo para adultos pues tienen un alto contenido bélico, y muchos de ellos son observados por niños sin ningún tipo de cuidado; por ejemplo Naruto, que se transmite por canal 5 en el horario de las 3:30 no es para nada recomendable para los niños, en tv abierta no sé como vayan los capítulos, pero esa serie habla desde golpes de Estado hasta bestias mitológicas selladas en cuerpos de humanos”
“Y no sólo eso, el otro día vi con sorpresa que un anime como Full Metal Alchemist, que habla de transmutación, en donde 2 niños comenten una falta a las leyes de la naturaleza queriendo revivir a su mamá con alquimia y como castigo los niños son desmembrados, además de que todo pasa explícitamente, lo están transmitiendo los sábados a las 5:30 de la tarde por canal 4, la verdad me pareció increíble”


Entonces, ¿recomendarías que cuando se trate de un anime, los niños sean acompañados de un adulto para poder verlos?
“La basura que pasa en toda la televisión hoy día, amerita que los niños siempre estén acompañados así se trate de Chabelo, pues ya no sabemos con qué tonterías van a salir, tanto en la televisión abierta como en la de paga”


La entrevista termina, Pedro tiene que ver el nuevo capítulo de Bleach, pues será su tema de conversación mañana en la escuela. Me despide cortésmente en la puerta, mientras Gokú me lanza un “kame-hame-ha”…

Fragmento del programa de radio "La Chuleta", Con Salvador García Soto y Christian Ahumada (El Duende)

video